MataderoCrítica

+TP

Calidad del contenido

Satisfacción


Calidad del contenido: 3´5/5

Violencia: +18

Miedo: +16

Sexo: + 16

Drogas: + 16

Conductas imitables: +18

Lenguaje: +16

 

La serie norteamericana “Fargo” creada por Noah Hawley, es mucho más que una fuente de inspiración para “Matadero”. El thriller ibérico protagonizado por Pepe Viyuela (lo más parecido que tenemos en España a Martin Freeman, protagonista de la primera temporada de “Fargo”), adapta esa atmósfera rural entre inocente y estúpida con salpicones brutales de violencia.

El experimento era muy complicado porque este tipo de versiones que tienen un referente tan logrado no suelen salir bien. Pero “Matadero” está muy enraizada en España, en un pueblo de León, con sus acentos, sus cerdos y sus guardias civiles (extraordinaria Camila Viyuela, lo mejor de la serie). Cada escena cuida al detalle los diálogos, el vestuario, la música de las fiestas de pueblo, su gastronomía, y consigue hacer una serie divertida con un elenco de personajes numeroso e inspirado.

Es evidente que en la dirección y el guion han trabajado algunos de los mejores realizadores y escritores de televisión en nuestro país: el realizador Jordi Frades (“La corona partida”) y guionistas como Daniel Martín Sáez de Payaruelo (“Isabel”) o Laura Sarmiento (“La zona”, “Carlos Rey, Emperador”, “Crematorio”). La serie mantiene un equilibrio complejísimo para no dejar de ser inteligente y cuidada a pesar de retratar a idiotas con chancletas expertos en tomar las decisiones vitales más ridículas.

Además de los Viyuela, destacan en el impagable reparto la pareja de gangster tarantinianos compuesta por Ginés García Millán y Miguel de Lira, la versión “choni” de Kirsten Dunst en la 2ª de “Fargo” interpretada por Lucía Quintana (“Todas las mujeres”) o Carmen Ruiz (“Es por tu bien”, “Los futbolísimos”), la ama de casa con sueños de grandeza inmersa en esa especie de Imserso decadente denominado “Esplendor y vida”.

Todos componen un paisaje reconocible que regula con acierto el histrionismo y la violencia en un esperpento que no pierde el interés gracias a la complementariedad de tramas y personajes secundarios.

“Matadero” ha hecho en televisión algo similar a lo que logró Jose Luis Garci en las dos películas de “El crack” en los años 80: adoptar el thriller norteamericano con una fórmula barata y nacional sin caer en los tópicos ibéricos de sal gruesa.

Sobre el crítico

Claudio Sánchez de la Nieta

Crítico de cine y televisión de iCmedia, Aceprensa y Fila Siete. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Violencia

Miedo o angustia

Sexo

Discriminación

Drogas

Conductas imitables

Lenguaje

Compartir